Ir al contenido

Noticias Visualización 3D 05 noviembre, 2020

Juan Carlos Jiménez Vadillo “Anypixel”, V-Ray Mentor de Chaos Group y parte del claustro de butic en el área de Visualización Arquitectónica, nos concede esta entrevista en la que nos habla sobre su carrera profesional y su nuevo libro, ya a la venta, “V-Ray: Mi sistema“.

¿Cómo surgió tu pasión por el 3D?

Comencé a utilizar programas 3D casi por casualidad cuando mi padre trajo de su trabajo una licencia de 3D Studio R2 para MS-DOS en 1992. Es increíble pensar cómo un software de 3D pudiera ejecutarse en un 486 a 50MHz de la época.

Pasaba horas leyendo los manuales y probando en el ordenador todo lo que aprendía e intentaba modelar casi cualquier objeto que tenía a mano, principalmente con primitivas, booleanas, la herramienta lathe o mediante un muy primitivo Loft. En aquel software no existían las superficies de subdivisión y editar una malla era muchísimo más lento y tedioso que hoy día.

Pocos años más tarde, en 1996, salió la primera versión de 3D Studio Max y, como el cambio era tan grande desde la versión de MS-DOS, me apunté a una academia que “enseñaba” el programa para poder tener unas nociones iniciales para arrancar y poder seguir luego por mi cuenta.

Desde muy pronto supe que era a lo que me quería dedicar profesionalmente y no dejaba de practicar y aprender todo lo que podía. Así fue como empecé a hacer pequeños proyectos para algunas empresas de diseño y pequeños estudios de arquitectura.

Poco después, mientras seguía estudiando la carrera de Informática, entré en Next Limit en el que fue mi primer trabajo serio en una empresa de 3D. Allí pasé un año haciendo simulaciones de partículas para publicidad y cine.

Al año siguiente, entré en Ilion Animation Studios como artista VFX durante la preproducción de Planet 51.

Luego se sucedieron diversos proyectos en varias empresas (RandomControl, Differend Games, Habitania LightHub Studios, Telecinco, TVE…) mientras seguía creciendo como profesional y se iba perfilando la faceta que más me atraía de todo el proceso de producción: la iluminación y el render.

Durante todo el proceso, y motivado por mi habitual búsqueda de nuevos procesos, empecé a sentir que necesitaba dedicarme a esta profesión por cuenta propia.

Así en 2007, monté mi propio estudio para poder enfocarme en el tipo de proyectos que más me interesasen y, afortunadamente, he conseguido mantenerme a flote todos los años posteriores, quitando algún breve período en el que estuve trabajando en Londres y Canadá para otras empresas.

Aunque he realizado proyectos que me han resultado muy interesantes, creo que destacaría sin duda los proyectos que hice para Disney y Pixar para Cars 2 y Tron Legacy.

¿Qué supuso para ti la certificación de V-Ray Mentor?

Llevo utilizando V-Ray desde la versión 1.5 (2004). La primera vez que lo usé en producción fue durante mi paso por Habitania. Allí utilizaban V-Ray exclusivamente en sus proyectos. Desde el principio me enganchó porque tenía todo lo que necesitaba y lo utilizaba exclusivamente en mis proyectos personales y de freelance. Es de los pocos motores, por no decir el único, que ha sobrevivido tantos años al resto de competidores porque han hecho las cosas bastante bien.

Durante los últimos años, mi carrera ha ido pivotando más y más hacia la formación y vi en la certificación de V-Ray Mentor una gran posibilidad de poder hablar directamente, y cara a cara, con la gente que podía darme las respuestas más técnicas y precisas a las preguntas que iba acumulando durante los años. No hay nada como ir a la fuente a obtener información.

¿Podrías hablarnos sobre tu experiencia como docente?

Comenzó muy pronto. En 2002, me pidieron que diese un curso intensivo de dos semanas sobre 3ds Max en el antiguo Instituto Nacional de Empleo. La experiencia fue muy gratificante porque siempre he disfrutado enseñando lo poco o mucho que sé y compartiendo el conocimiento y mis experiencias.

Posteriormente, aunque no me seguí dedicando de pleno, a menudo me reclamaban de empresas de diseño y 3D para formar a sus equipos y para realizar tareas de consultoría. Y en algunas de las empresas en las que estuve como empleado, aunque estaba enfocado en otras tareas, acababa teniendo que hacer pequeñas charlas y talleres a otros departamentos para implementar un workflow o marcar directrices de trabajo.

Los últimos años sí me he dedicado de forma más especializada a la formación realizando diversos workshops de certificación de V-Ray y Corona Renderer y creo que el feedback que me han dado los alumnos ha sido muy gratificante.

Ya está a la venta tu libro “V-Ray: Mi sistema” ¿Qué proceso has seguido para plasmar tu experiencia con la herramienta?

Ha sido muchísimo el esfuerzo y el trabajo que hay detrás del libro ya que lo he editado yo directamente y son muchas las tareas del proceso de edición que, como autor, no tienes que hacer cuando tienes el respaldo de una editorial.

Desde el principio enfoqué el libro con la estructura que a mí me gustaría que tuviese cualquier manual técnico, con tres partes bien diferenciadas: conceptos teóricos necesarios para comprender cualquier explicación posterior, referencia teórica detallada del motor con figuras muy claras y explicativas y casos prácticos finales donde se aúnan ambas partes.

¿Qué te ha motivado a escribir sobre V-Ray?

Hubo una motivación inicial muy fuerte a arrancar un nuevo proyecto de un libro que surgió porque recibí un mail hace unos años donde un lector del primer libro me escribía para agradecerme lo que le supuso haber leído “Técnicas de Iluminación en 3ds Max 4”. Me contaba que le había inspirado y hecho dar el salto final a dedicarse por completo al 3D como profesión. Fue muy motivador para mí saber que el libro podía haber causado tal impacto aunque fuese en una sola persona.

Así fue como tomó forma en mi cabeza el buscar cualquier excusa o hueco para escribir un segundo libro. El tema elegido era evidente por la gran experiencia y conocimiento que tenía del motor.

¿A qué perfil o perfiles profesionales va dirigido este libro?

Es un libro del que creo que cualquier persona que se dedique al 3D puede obtener algo. Tanto gente que está empezando, porque no obvia ningún concepto por básico que sea, hasta profesionales o gente con más experiencia que puede revisitar ciertos temas que tenía olvidados o mal aprendidos.

Existe mucho problema con la desinformación y si dices algo incorrecto en ciertos ámbitos, se puede dar por palabra definitiva sólo por tener un cierto background. Creo que es un problema muy serio que puede hacer que la gente aprenda de forma incorrecta o errónea ciertos temas por no cuestionarlos, comprobarlos o practicarlos. Además, la práctica de un concepto hace que se grabe con más rotundidad en nuestro cerebro.

Sabiendo que tu libro está pensado tanto para principiantes como para expertos en V-Ray, ¿cómo has conseguido conjugar ambos niveles?

El texto explica, de forma organizada, los conceptos para que el proceso de aprendizaje sea incremental. Además, debido a la evolución estructurada de los capítulos, todas las explicaciones siguen un orden que facilita la comprensión de los conceptos y herramientas posteriores.

Este es tu segundo proyecto como escritor, ¿qué te llevó a escribir “Técnicas de iluminación en 3Ds Max 4”?

La iluminación en 3D siempre ha sido una de las partes clave del realismo de las imágenes. En aquel momento, los motores de render para 3ds Max no tenían Iluminación Global o estaban comenzando a mostrar pequeños avances. Había estado estudiando durante unos pocos años las diversas formas de simular el realismo con las herramientas de iluminación que tenía 3ds Max sin iluminación global. Como había traducido varios libros para Anaya Multimedia, hablé con mi editor sobre la posibilidad de escribir un libro así y, debido a que el tema era demasiado específico, aceptó y me ofreció la oportunidad de escribirlo, pero para la colección “Guías Prácticas” (pequeños libros de bolsillo más económicos en blanco y negro de unas 200-300 páginas).

¿Cuál fue su acogida? ¿Y qué repercusión tuvo para ti a nivel profesional?

Fue una sorpresa muy agradable que, a pesar de lo específico del tema, se llegara a agotar por completo la tirada 3000 ejemplares que se imprimió. Aunque era un número elevado de copias para un tema así, en dos años se vendieron todas.

¿Qué mejoras has introducido en este segundo libro, “V-Ray: Mi sistema”?

Este libro no tiene nada que ver en el sentido de que no hay imposiciones editoriales de formato, tema o maquetación.

Todas las decisiones las he tomado con la calidad final del producto en mente y el contenido no tenía un plazo de entrega que a menudo hace que se resienta la explicación y he podido ir actualizando el libro a la última versión manteniendo el proyecto sin cerrar. Por eso, finalmente, es un libro de V-Ray 5.

¿Tienes pensado sobre qué versará tu siguiente obra?

Aunque estoy planificando, y he comenzado, una segunda parte del libro sólo enfocada a la composición y postproducción, de momento quiero estar unas semanas sin escribir. El proyecto completo se fue complicando con la sucesiva salida de versiones y al final me ha dejado exhausto. Ser autor y editor es la mejor forma de perder dinero, así que mi motivación está más enfocada al propio proceso de investigación que implica escribir y a su posterior formación y, sobre todo, a los resultados posteriores que pueden obtener los lectores.

Comentarios (2)

    julio Ek Cen

    8 noviembre, 2020 a las 08:48

    Me gustaria aprender el sistema que empleas en tus trabajos

      butic The New School

      10 noviembre, 2020 a las 12:00

      Hola, Julio. Muchas gracias por tu interés. Te recomendamos nuestro Máster Superior de infoarquitectura hiperrealista oficial de Autodesk y Chaos Group, y en general, nuestro Área de Visualización 3D y Realidad Virtual, en la que podrás encontrar programas formativos relacionados con estas materias y sus herramientas. ¡Un saludo y muy feliz día!

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *